LetreroMetalGearGZ

“Un hombre fuerte no necesita saber su futuro, crea el suyo propio”

En una industria como la del videojuego, resulta impresionante la cantidad de propiedades intelectuales que ceden al inclemente paso del tiempo. Mario, Grand Theft Auto y Metal Gear Solid son de las pocas franquicias que han sido capaces de sobrevivir a tres o más generaciones de consolas debido a que detrás de ellas existe un trabajo de enormes proporciones. Respecto a esta última franquicia, la última vez que vimos un titulo protagonizado por Snake fue en 2008 con la llegada de Guns of the Patriots a PlayStation 3 y si bien fue un juego que resultó del agrado de los jugadores, la franquicia ya empezaba a dar sus primeros indicios de estancamiento, por lo que casi 4 años después, Hideo Kojima tomó la decision de hacer ligeros cambios a la serie con la promesa de una nueva época dorada.

La primera muestra de este cambio llega con Metal Gear Solid V: Ground Zeroes, un muy peculiar caso de una producción AAA que fue concebida para no ser calificada como tal, si no como una muy ligera muestra de lo que será la verdadera quinta iteración de la franquicia que llevará por titulo The Phantom Pain. En el papel, Ground Zeroes es un pequeño prologo que se encargará de narrarnos algunos detalles que serán importantes en The Phantom Pain y que nos introducirá nuevas mecánicas de juego, cometido que si bien cumple de buena manera, nos pone ante un producto que a todas luces, no representa más del 20% de lo que será el producto final que todos esperan. Un caso que puede ser positivo o negativo dependiendo del punto de vista de cada individuo.

Ground Zeroes es un muy peculiar punto medio entre una producción AAA y un titulo descargable
Ground Zeroes es un muy peculiar punto medio entre una producción AAA y un titulo descargable

La campaña de Ground Zeroes nos lleva a explorar historias y personajes ya conocidos, pues su desarrollo ocurre poco más de un año después de los eventos de Peace Waker. En esta ocasión, la misión de Snake será la de rescatar a Paz y Chico (personajes que en su momento resultaron clave para el desarrollo de la franquicia), de una base secreta ubicada en territorio Cubano, siendo está la única misión principal del juego. Aunque existen un par de misiones secundarias, estas en realidad no aportan mucho a la campaña principal, por lo que son elementos de los que podemos prescindir sin problema alguno. Como resulta evidente y a diferencia de otras entregas de la serie, la historia de este titulo es un elemento completamente secundario que funge más como una excusa para dar paso a un sistema de juego muy bien implementado y a un diseño de niveles que puede competir sin problema con sus antecesores.

Uno de los pocos elementos que Ground Zeroes mantiene respecto a sus entregas previas, es que el sigilo continua siendo la manera más adecuada de completar los objetivos que tenemos que concretar. Estrategias como el mantenerse pecho tierra la mayor parte del tiempo y emplear las sombras como nuestros mejores aliados continúan estando presentes, pero el cambio viene en las mecánicas de juego avanzadas que nos ponen en la piel de un Snake mucho más “humano“, esconderse dentro de cajas, casilleros, o hacer ruidos con el ambiente para atraer guardias ya no es una posibilidad, pero todo ello se equilibra otorgándonos el que probablemente es el mejor control que la franquicia ha tenido a la fecha, con movimientos que ya no se limitan solo a 8 direcciones, un Snake que finalmente se comporta al 100% como nosotros lo deseamos y que no está sujeto a movimientos predeterminados, y un estilo de juego mucho más ágil en los momentos de acción gracias a que la selección de armas ahora se realiza mediante el D-pad y no mediante un molesto menú, aunque esto mismo trae como consecuencia que solo podamos portar 3 armas en todo momento.

MetalGearSolidVD
El sigilo sigue presente en Ground Zeroes, aunque con un esquema de control ampliamente mejorado

 Otro elemento que hay que destacar de la obra de Kojima Productions es la magnifica inteligencia artificial que poseen los rivales a los que tenemos que hacerles frente. Siendo un juego en el que el sigilo juega un papel importante, la inteligencia que posean aquellos cuya misión es detectarnos y eliminarnos resulta crucial para que esta no se vuelva una experiencia de juego monótona y el estudio lo resolvió de muy buena manera, dependiendo del nivel de dificultad que seleccionemos, los guardias podrán detectarnos ante el más mínimo error cometido, ruidos ambientales ocasionados por las zonas que cruzamos, dejar un cadáver en el medio de la nada y pasar por zonas iluminadas de manera descarada delatarán nuestra posición y probablemente acabe con nuestro personaje acribillado, aunque si así lo deseamos, también está la posibilidad de hacerles frente y responder el fuego pese a que las probabilidades de triunfo son realmente pocas. Puntos adicionales por el hecho de que los personajes finalmente tienen memoria a largo plazo y tras encontrar suficiente evidencia para sospechar, serán pocas las ocasiones en las que se darán por vencidos para hallarnos.

En lo que respecta al diseño de niveles, sobra decir que nos encontramos ante un trabajo hecho de muy buena manera y es en esencia, el mejor aspecto que veremos en Ground Zeroes. Cualquiera que sea la estrategia de juego que deseemos llevar a cabo, es más que probable que el entorno sea capaz de adaptarse a ella, para el sigilo tenemos opciones de sobra para ocultarnos de los enemigos o para eliminarlos por sorpresa, mientras que si somos más del tipo balacera, habrá secciones abiertas que se ajustan bien al estilo de juego y que otorgan justo la cobertura necesaria. En este sentido, el juego cuenta con un enorme valor de rejugabilidad debido a que la experiencia de juego se adapta a la perfección a nuestras necesidades y será difícil que vivamos la misma experiencia dos veces, sin embargo, la misión principal de Ground Zeroes no tiene una duración aceptable y es donde comenzamos a tener conflictos, pues en ocasiones nos otorga la sensación de que estamos jugando una demostración de The Phantom Pain y no un titulo descargable completo.

Además de la misión principal cuya duración puede variar entre los 20 y los 90 minutos dependiendo de la manera en que lo juguemos, existen un par de misiones secundarias enfocadas en expandir la jugabilidad y una adicional que se desbloquea tras hallar todos los parches XOF, estas misiones tiene un nivel de calidad que raya en lo aceptable cuando se comparan con la aventura principal y su duración jamás excederá los 20 minutos, lo que nos pone en el dilema de no saber como catalogar este producto. De nueva cuenta, todas las misiones que conforman a Ground Zeroes pueden jugarse de la manera que el jugador mejor considere y ello tiene como consecuencia un valor de rejugablidad alto, pero la poca variedad de misiones y su escasa duración superan ampliamente este beneficio. Concluir todas las misiones que conforman el titulo nos llevará tal vez dos o tres horas en la primera ronda de juego y la rejugabilidad puede aumentar este tiempo hasta las siete u ocho horas, el problema es que resulta poco satisfactorio repetir las mismas misiones una y otra vez con un intervalo de tiempo tan corto.

Acción o sigilo, la jugabilidad depende por completo de los jugadores
Acción o sigilo, la jugabilidad depende por completo de los jugadores

Hablando a nivel técnico, Metal Gear Solid V: Ground Zeroes no hace sino sorprender en todo momento, gráficamente hablamos de uno de los mejores juegos que ha visto la presente generación de consolas pese a que hay momentos en los que la iluminación hace lucir plastificados a los personajes, los efectos están muy bien ejecutados y el audio cumple su cometido en todo momento, mostrando el verdadero potencial del tan famoso Fox Engine. La única queja que podríamos tener en este sentido, es que la ausencia de David Hayter (voz original de Snake) si se hace sentir en el titulo, y aunque Kiefer Sutherland hace un buen trabajo de voz, nunca terminamos de sentir esa pequeña incomodidad de saber que algo no encajaba del todo.

Conclusiones:

Metal Gear Solid V: Ground Zeroes es un claro ejemplo del producto que siempre nos deja con deseos de más, aunque en esta ocasión el sentimiento se da por las razones equivocadas. A nivel grafico y de diseño, la última obra de Hideo Kojima no hace sino sorprendernos en todo momento y por más irónico que parezca, sus atributos son a la vez uno de los elementos que más dañan el titulo ya que ponen en evidencia la escasa oferta de juego que se nos presenta. Una duración que no va más alla de las tres horas de juego y el que el valor de rejugabilidad dependa por completo de nuestra voluntad por completar una misma misión en repetidas ocasiones, provocan que Metal Gear Solid V: Ground Zeroes parezca al final del día más como una demostración de The Phantom Pain que un verdadero prologo de un producto aún más grande. Una experiencia que pese a ser de gran calidad, solo está recomendada para los fanáticos más acérrimos de la serie o aquellos que estén dispuestos a pagar por una experiencia que se encuentra en el borroso punto medio entre una producción AAA y un titulo descargable.

  • Lo bueno: Grandioso diseño de nivel. Esquema de control perfeccionado respecto a entregas previas. Nivel gráfico poco más que sorprendente
  • Lo malo: Solo la misión principal tiene desarrollo de primer nivel. Duración global que no supera las tres horas de juego. La rejugabilidad se centra más en la repetición que en contenidos adicionales
  • $299: El costo que tiene el titulo en plataformas digitales, siendo esta la mejor opción de compra.
Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.