LetreroElchavo

La licencia mexicana más popular de los 70´s regresa como un juego de karts al que no le tenemos paciencia

Hoy en día, Roberto Gómez Bolaños es tal vez una de las personas más reconocidas a nivel mundial en lo que al género de la comedia se refiere, pues sin importar la edad que se tenga, las probabilidades de que alguien que reside en Latinoamerica no conozca alguna de sus muchas obras son prácticamente nulas. Probablemente, El Chavo sea la licencia más popular que tiene el comediante a la fecha debido a que en la actualidad el show cuenta con un remake a forma de serie animada que ha resultado un éxito rotundo en todos los países de habla hispana, teniendo ello en mente, Slang ha tomado la decisión de lanzar un segundo juego inspirado en esta franquicia y poniendo toda la carne en el asador, entregan El Chavo Kart, un juego con un enorme potencial que desafortunadamente, deja en evidencia la falta de experiencia y recursos de su estudio desarrollador.

El Chavo Kart es un juego que prácticamente carece de una historia y se limita a indicarnos que se está organizando una carrera entre los habitantes de la vecindad y sus más llegadas amistades, el título está basado por completo en la serie animada que se transmite actualmente por canal 5 y gracias a ello contaremos con un buen repertorio de personajes que incluye a los obligados como El Chavo, Don Ramon y Quico, y a otros que gracias a la antes mencionada serie, han cobrado un rol mucho más importante que no tenían en la serie de los 70´s como Paty y Godinez, dandonos un total de 12 pilotos disponibles más unos cuantos que han sido agregados a la fecha vía DLC. Para mala fortuna del juego, este es uno de los primeros problemas que le encontramos, pues el actual universo del Chavo daba lugar a un rooster mucho más amplio de pilotos y cuando se le compara con Mario Kart (la octava entrega tendrá 30 personajes), no queda otra opción más que tener un ligero sentimiento de decepción general.

ElChavoKartC
Todos los personajes cuentan con diálogos únicos que se adaptan de buena manera a lo que ocurre en pantalla.

Ya sobre la pista de asfalto, nos encontramos con un juego de karts que respeta en toda regla lo ya establecido previamente por Mario Kart y que en escasas ocasiones se arriesga a innovar, el manejo de los vehículos es prácticamente idéntico sin importar a cual de los 12 personajes disponibles seleccionemos y por consecuencia, ganar una carrera no es tanto cuestión de habilidad sobre el volante, sino de tener un muy buen conocimiento del circuito en el que nos encontremos y saber utilizar cada uno de los 9 power ups que tenemos a nuestra disposición. Respecto a estos items, a pesar de que están implementados de una manera tal que los sentimos acorde a lo que le conocemos a la franquicia (un chile hace la vez de turbo y un periódico sirve para estorbar la vista por ejemplo), la triste realidad es que la variedad se siente extremadamente corta y el diseño de pistas tampoco es muy favorable en este sentido, pues es más probable que perdamos una carrera por el numero de veces que nos estrellamos contra los muros o nos caímos del circuito, que por haber sido victima de alguno de los pocos items ofensivos que existen.

Cuando hablamos de un mal diseño en las pistas, hacemos referencia no al estilo gráfico (que de hecho, es uno de sus puntos fuertes), sino al diseño mismo que define donde hay curvas, turbos o segmentos estrechos, serán muchas las ocasiones en las que nos estrellaremos contra los muros de contención gracias a que la gran mayoría de las curvas existentes son curvas muy cerradas y estrechas, algo que funciona en un simulador de carreras en el que el control del acelerador / freno resulta vital para ganar, pero no en un juego en el que el objetivo es soltar el acelerador la menor cantidad de veces posible. Otro problema presente, es que las pistas son en extremo monotonas tanto en el sentido de que hacen falta atajos o caminos alternos, como en el de que le hace falta creatividad a las mismas, la gran mayoría de los tramos que recorremos, son terrenos completamente planos y las pocas ocasiones en las que hay saltos, estos son completamente rectos, una situación que resulta por completo decepcionante cuando otros exponentes como Mario Kart 8 y Sonic All Stars Racing destacan precisamente por el magnifico diseño de sus circuitos.

El estilo gráfico del juego es de buen nivel, pero queda completamente opacado por un muy mal diseño de pistas
El estilo gráfico del juego es de buen nivel, pero queda completamente opacado por un muy mal diseño de pistas

Donde El Chavo Kart en realidad empieza a brillar es en todo lo que se refiere al uso de la franquicia, y es que como lo mencionamos previamente, pese a que el rooster de pilotos es excesivamente pequeño, cada uno de los personajes disponibles tiene frases que se adaptan muy bien a lo que ocurre en pantalla, si rebasamos, atacamos, ganamos o perdemos, habrá un dialogo especifico para ello y la variedad de comentarios es la suficiente como para no sentirlos monótonos, siendo que tal vez, este sea el único aspecto en el que el juego de Slang supera ampliamente a Mario Kart y Sonic All Stars Racing (donde los diálogos de personajes son practicamente nulos), pues para complementar la buena variedad de diálogos, el juego cuenta con los actores de doblaje originales de la serie de TV. La música por otro lado, constantemente nos recuerda que estamos viendo un producto del universo del chavo y que se adapta al circuito que jugamos, pero no nos otorga un sentimiento adecuado de inmersión y es un rubro que olvidaremos rápidamente.

El mayor problema que presenta El Chavo Kart es el mismo que mencionamos desde un inicio, y es que el juego se limita a copiar y pegar cada uno de los aspectos que hicieron grandes a los primeros juegos de la franquicia de Mario Kart de una forma tan literal, que pareciera que Slang se olvidó por completo de la existencia de Mario Kart 7 y Sonic All Stars Racing Transformed, las modalidades de juego se limitan a lo que ya conocemos ocasionando que la innovación sea prácticamente nula y el modo de desafíos tiene severos problemas de diseño y realizarlos es prácticamente imposible debido a que la IA jamás coopera para poderlos llevar a cabo.

El Chavo Kart es un juego que 10 años atrás hubiera sido un éxito en la industria, pero hoy día no tiene lugar contra Mario Kart 8.
El Chavo Kart es un juego que 10 años atrás hubiera sido un éxito en la industria, pero hoy día no tiene lugar contra Mario Kart 8.

Conclusiones:

Después de una muy larga sesión de juego que se vio afectada en numerosas ocasiones por fallas del propio título y no de nuestra incapacidad al volante, podemos decir con toda seguridad que El Chavo Kart, se unirá a la lista de juegos a los que solamente recurriremos cuando nos aburramos de exponentes como Mario kart, F1 Race Stars y Sonic All Stars Racing. Tal vez el juego tiene un enorme potencial oculto y saca buen provecho de una licencia que para bien o para mal, tiene una enorme popularidad en América Latina, pero sus severos errores de diseño y falta de creatividad evitarán que nos sumerjamos lo suficiente en el título como para generar apego a el. Nos encontramos ante un juego que definitivamente se merece una renta y que es buena opción para jugar con los amigos un rato, pero que bajo ninguna circunstancia, vale una inversión que supere los $300 pesos, sobretodo cuando recordamos que Mario Kart se encuentra a menos de 30 días de ver la luz.

  • Lo bueno: Gran implementación de la licencia del Chavo en un videojuego. Buen trabajo de doblaje. El estilo gráfico se siente adecuado a la franquicia.
  • Lo malo: Mal diseño de pistas. El público luce extremadamente acartonado y parecen gifs hechos en una PC cualquiera. Falta creatividad en el diseño general del juego. Muy poca oferta de contenido
  • Que bruto, póngale cero: Por alguna extraña razón, la IA es en extremo bipolar, por momentos parece que nos enfrentamos a bebés en carreolas y al instante siguiente a pilotos dignos de estar en la F1.
Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.