Reseña de SimCity: Lo que el DRM se llevó…

128 vistas Dejar un comentario

Mis queridas arquitectas y politólogos del mundo virtual. Hoy les traigo una reseña de algo que yo consideraba un diamante pulido pero resulta que tiene un par de cosas que lo vuelven diamante en bruto. Me refiero al juego al que le escribí un suculento previo, mismo que, a mis ojos, era uno de los juegos más esperados de este año. Pero ahora, con un poco más de tiempo participando con la experiencia de juego, no estoy tan convencido de que le hayan llegado a mis expectativas. Aún así, quiero que exploremos el bello mundo de la construcción citadina con SimCity.

Reseña de SimCity: Lo que el DRM se llevó…

Antes de empezar con la miel que nos provee Maxis, quiero acercarme al elefante en el cuarto… el acceso al juego con Origin. ¿Qué es esto? Para los que hayan vivido en una cueva los últimos años, es el servicio que hizo EA para hacer la distribución online de títulos en PC. En sí, no es un mal servicio pero tiende a tener problemas notorios con juegos que exigen conexión para poder jugar. De hecho, por problemas que hubo durante la primera semana de lanzamiento de SimCity, EA terminó decidiendo que le iba a regalar un juego a las personas que lo compraron y no pudieron jugarlo por problemas del servicio. Y aquí está el punto más negro de esta reseña. Desde su creación en 1989, SimCity ha sido un juego que no ha requerido de una conexión constante para poder ser disfrutado. Esto está justificado porque, hasta este último juego, la experiencia de juego estaba diseñada para un jugador. El nuevo SimCity promete la interacción con amigos y desconocidos a través de la existencia de contacto social entre las ciudades de una región, lo que le da un nuevo enfoque a los juegos de creación de ciudades.

Lamentablemente, la falta de planeación y la incapacidad de aprender de manera vicaria (llegando a mi memoria la terrible historia del lanzamiento de Diablo III) ha hecho de la experiencia de juego algo frustrante. En el momento que escribo esta reseña, llevo al menos 2 horas tratando de conectarme sin éxito… En primer nivel porque estaban haciendo un mantenimiento y después porque los planetas probablemente no se alinearon de manera adecuada para hacer que el satélite que transmite la venerada señal  llegue a los servidores de Origin para que yo pueda jugar. ¿Lo más frustrante de todo esto? No hay razones para que esto funcione así salvo porque alguien (sea el editor o el desarrollador) decidió que la mejor manera de controlar la distribución de su producto era a través del mantenimiento de conexión constante, a lo que no le tengo ningún problema. Sin embargo, estamos hablando de uno de los juegos más importantes (sino el más importante) sobre construcción de ciudades, a consideración de que sabes que va a vender mucho… ¡pon mucho soporte de red!.

SimCity es una joya que, como describí en los párrafos anteriores, viene envuelta en cáscaras usadas de banana. El juego es la evolución más interesante a la fecha en lo que se refiere a construcción de ciudades. El mismo sistema te hace pensar que cada decisión (por pequeña que esta sea) impacta en la forma en la que tus ciudadanos se sienten, piensan y actúan. Lo que afecta de manera positiva o negativa en la cantidad de pobladores y dinero que generas. La promesa del GlassBox Engine (el motor de juego de SimCity) es absolutamente cierta, el juego simula de manera perfecta cada decisión tomada por el jugador, haciéndote partícipe de las consecuencias de tus acciones. Si se te ocurre, por ejemplo, subir tus impuestos porque quieres ganar mucho dinero en poco tiempo (y siendo muy similar a ciertos políticos que no pienso mencionar), vas a perder pobladores en tiempo récord.

Otro aspecto buenísimo de SimCity es la posibilidad de especializar tus ciudades además de poder meter “extensiones” a tus edificios de servicios. Este avance es, a mis ojos, el desarrollo más hermoso que han tenido en este juego… porque vengo de los antiguos juegos de construcción. El hecho de que me permita crear una ciudad que voy a sentir como “única” es algo que me hace sentir poderoso como jugador, esa sensación me brindó sentirme especial en la creación de “Yamiltlan” (Pueblo Mágico allá cerca de Tangamandapio). Las posibilidades además aumentan porque, dentro de tu región, tú puedes ser el encargado de alimentar las otras ciudades con los recursos necesarios para su desarrollo. Lo que hace que cada ciudad que construyas se sienta interesante y diferenciada. En cuanto a las extensiones a tus edificios, sirven para hacer más eficientes los servicios de tus planificaciones. Un caso puntual es poner más molinos de viento para generar más energía eléctrica para tu población, o hacer que una escuela pueda educar al doble de capacidad. Este “pequeño” extra hace que cada elemento del juego crezca de manera armoniosa sin la necesidad de hacer copy/paste a tus policías o bomberos. Además, permite un avance en la forma de lidiar con problemas de crecimiento poblacional acelerado.

Finalmente, y porque los tiempos han cambiado desde el primigenio, el juego cuenta con la posibilidad de participar con otros emblemáticos alcaldes virtuales para tratar de hacer crecer una región. Lamentablemente, por la misma inestabilidad del servicio online, me fue difícil experimentar el componente multijugador. Por lo que dice el comunicado de prensa, y lo que pude experimentar al ser alcalde de más de un pueblo, las posibilidades son prometedoras. Me quedaré sin evaluar este punto dado que no tengo suficiente información para saber lo bueno o malo que pueda ser esta mecánica.

A manera de conclusión, SimCity es el mejor juego de construcción de ciudades con uno de los peores servicios online. Como visitar un castillo majestuoso con la peor entrada posible. Regresando a mi analogía del diamante, imaginen el diamante más brillante sobre la tierra, con un tamaño tan impresionante que la reina de Inglaterra se desmayaría con solo cruzar una mirada, con la transparencia necesaria para hacer que la luz se ponga sus mejores trapos para ser observada, con la sobrenatural capacidad de ser fascinante en cualquiera de sus ángulos… pero recubierto de una capa de basura que impide valorar lo que se halla adentro. Sé que EA va a hacer lo posible para reparar el daño, lamentablemente los errores tienden a ser como fantasmas que perduran más tiempo del necesario. Es una lástima ver que un juego con tantos avances tecnológicos, con todo lo necesario para ser uno de los mejores juegos del año, se vea tan afectado por una simple y llana decisión como mantenerte conectado de manera continua a un servicio que todavía no ha sido depurado.

Espero sus comentarios. A construir se ha dicho.

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.