Reseña Bayonetta: Bloody Fate

131 vistas Dejar un comentario

Bayonetta: Bloody Fate es la película animada del popular videojuego. Nos dimos a la tarea de reseñarla y estas fueron nuestras impresiones. 

Título: Bayonetta: Bloody Fate

Año: 2013

Duración: 91 minutos

País: Japón

Director: Fuminori Kizaki (Afro Samurai 1-2, X-Men, Basilisk)

Guión: Mitsutaka Hirota (Concepto: Hideki Kamiya, Yusuke Hashimoto)

Producción: Gonzo / Pony Canyon / Bayonetta Film Club / Platinum Games

Género: Animación/acción/fantasía

Reparto: Atsuko Tanaka (Bayonetta), Daisuke Namikawa (Luka), Miyuki Sawashiro (Cereza), Mie Sonozaki (Jeanne), Wataru Takagi (Enzo) y  Norio Wakamoto (Balder).

Sinopsis: Bayonetta es una sensual bruja caza-ángeles que posee poderes sobre humanos. No recuerda nada de su pasado, solo que fue hallada dentro de un ataúd en el fondo de un lago hace 20 años. Desde entonces se dedica a buscar pistas que le ayuden a recordar su origen. Enzo, un vendedor de información da con algo que puede ayudarla: la ciudad de Vigrid, ubicada en algún punto de Europa. La protagonista viaja hasta ese lugar donde intuye que encontrará las respuestas que necesita.

Bayonetta: Bloody Fate es la película animada basada en el popular videojuego  desarrollado por Platinum Games y distribuido por SEGA. Aunque muchos esperaban que esta fuera la introducción para Bayonetta 2 tenemos que decir que no lo es. Es la versión del primer juego hecha filme con la diferencia de presentar algunas variaciones sutiles a la historia original que por motivos de duración y adaptación tuvieron que ser modificados.

Aún con este pormenor antes descrito Bayonetta: Bloody Fate brilla en varios apartados como lo son el diseño de personajes que son fieles a los originales y las ambientaciones. Se nota la influencia de Fuminori Kizaki, los detalles de cada uno de los personajes están suficientemente cuidados, y no porque sea la protagonista, nuestra bruja de Umbra debería tener un tratamiento más exquisito que los demás, aquí todos gozan de líneas, colores y rasgos bien definidos que son un agasajo visual. Me impresionó en particular el trabajo invertido en la catedral que visita Luka al principio de la película, la cual está basada en la Catedral de Notre Dame du Sablon de Brucelas así como del órgano que toca Rodin el cual rebosa de exquisitos detalles góticos (no al punto del real por supuesto), un “like” para el departamento de investigación del equipo de animación.

El guión es algo primordial en una producción cinematográfica en el cuál Bayonetta: Bloody Fate flaquea flagrantemente en comparación con el videojuego. Debemos tener también muy en cuenta que hacer adaptaciones no es nada sencillo aunque debemos aceptar que existen algunas muy buenas que han sido trasladadas de un formato a otro con gran éxito, éste no es el caso de la película que nos atañe ahora. Aquellos que disfrutaron del juego se darán cuenta que se omitieron personajes secundarios o que algunos objetos no tienen la menor trascendencia o se los sacaron de la manga pero sobre todo muchos buenos momentos, especialmente el descarado humor japonés el cual brilla por su ausencia, no entiendo la razón de esta decisión que le hubiera venido muy bien para romper ciertos instantes que llegan a ser sosos.

Lo que se respetó cabalmente y por obligación tenía que ser así fue el erotismo y sensualidad que emana Bayonetta. Los manejos de cámara están muy bien manejados para explotar con descaro cada curva de esta “Black Magic Woman”. El director también optó por mostrar nuevas facetas en el look y vestuarios de la bella bruja que sinceramente le sientan muy bien como son el cabello completamente suelto o la lencería, se debe aplaudir este emprendimiento y que no solo se haya dependido enteramente del videojuego, en resumen hay bastante fan service  de calidad y bien justificado.

Ahora vayamos a otro tema de esencial importancia: la animación. El estudio Gonzo se destaca por traernos excelentes trabajos en este aspecto y este largometraje no es la excepción, salvo en algunos detalles. Recordemos que las secuencias de video del juego gozan de una fluidez vertiginosa al igual que los QTE (Quick Time Events) y qué decir del gameplay. La película se siente un poco disminuida en velocidad, no sé si es por ser dibujo animado mezclado con CGI, esto se nota más en las escenas de mucha acción. Por nombrar un ejemplo en series de tv como la saga Bakemonogatari tienen una excelsa rapidez (sin menospreciar la calidad) en dichos eventos  que te dejan con cara de “¿qué mi#*%a sucedió aquí?”, en Bayonetta: Bloody Fate hace falta esto, esa exacerbación de la dinámica animada, como que no le hizo justicia en esta apartado al juego de video.

En el aspecto sonoro no hay quejas, incluso usaron las pistas originales de la misma obra interactiva como Mysterious Destiny, After Burner (CLIMAX) entre otras creadas exclusivamente para este filme, eso sí lamentablemente no escucharán las mejores rolas como Fly me to the moon o Let’s Dance Boys, en mi caso las catalogaría como himnos inherentes a esta excelente obra que ya se convirtió en serie.

Conclusión:

Bayonetta: Bloody Fate posee los suficientes elementos para entretenerte un fin de semana. Se disfruta de principio a fin siendo hasta cierto punto fiel al videojuego, la recomiendo ampliamente tanto si son gamers como fans del anime.

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.