Recomendacion musical: ‘The Stone Roses’ – The Stone Roses

143 vistas Dejar un comentario

Nombre del disco: The Stone Roses

Artista: The Stone Roses

Fecha de Lanzamiento: 13 de marzo de 1989

Género: Madchester

Duración: 49:02 minutos

Sello discográfico: Silvertone

Productor: John Leckie

Hay discos que cambian la historia de una generación. Esto es un acontecimiento bastante raro, sucede únicamente una o dos veces por década, pero es la majestuosidad de estos eventos lo que te hace dudar sobre la manera en que la vida funciona y como es que las casualidades y los caminos se juntan para unir a 3 o 4 iluminados para cambiar la vida de grandes masas.

The Stone Roses con su disco homónimo se encontraron groseramente cerca de lograr esto.  En 1989 este álbum debut de la banda de Manchester logró crear un sonido cuyo máxima virtud es el darle un  papel protagónico y secundario, melódico y rítmico, a cada parte de la canción, contando así con 11 canciones que se sienten, se bailan y se cantan.

Apenas reproducimos el disco y nos enfrentamos a un desierto sonoro con varios  ruidos que logran asentarnos en una tormenta de arena. Cuestión de que pasen algunos segundos para que una de las líneas de bajo más características  de Gary ‘Mani’ Mounfield, nos indique el camino para hundirnos de lleno a ‘I Wanna Be Adored’.  John Squire marca el regreso de la guitarra a los charts ingleses con el concepto de que menos es más y nos deleita con una introducción sencilla que no llega a ser minimalista, hasta que Ian Brown toma el micrófono  para confesarnos que él no necesita vender su alma, puesto que él ya se encuentra dentro de él.  El tema progresa con una atmósfera oscura, pero es  el groove de los tambores de Alan ‘Reni’ Wren lo que la convierte en algo completamente diferente y provoca que los pies quieran moverse.

She Bangs The Drums’, canción que aparece en juegos como SingStar, Forza Horizon y Guitar Hero III: Legends of Rock, es el prototipo de la perfecta canción del britpop. La canción inicia con una batería que recuerda a los ritmos característicos de Stephen Morris en Joy Division y New Order y con una extremadamente melódica línea de bajo que evoca a lo mejor que nos ha entregado Inglaterra genera una base rítmica que parece que podría salir de una cancion Motown.  Squire aprovecha la base tan sólida que le dan sus compañeros para lucirse con un tono de guitarra de ensueño creando un punto medio entre el sonido de las seis cuerdas del merseybeat y las new wave. Para la banda esta canción es  Sobre esos momentos donde todo se junta. Como estar despierto hasta al amanecer,  viendo al sol salir con alguien que amas. Y de pronto arrepentirte de estar ahí.”

Con un ligero chorus, un ligero toque de fuzz y un wah wah utilizado con una perfección rítmica al final,  Squire nos transporta a  lugares mágicos con sus acordes en ‘Waterfall’ una de las canciones que mejor define el sonido de The Stone Roses. En esta canción se hace presente la dualidad instrumental que comentaba en los primeros párrafos, siendo cada instrumento clave en sentido rítmico y melódico de la canción.

Posterior al collage sonoro que es “Don’t Stop”,  este cuarteto clave para el Madchester hace gala de su humor inglés al combinar liricas con tintes irónicos acompañados de música nostálgica pero con el sabor especial que tenían todas las bandas que tocaron en The Hacienda en sus primeros años en ‘Bye Bye Badman’, canción que habla sobre las revueltas estudiantiles en Francia en Mayo de 1968 y ‘(Song for My) Sugar Spun Sister’, una de las canciones más lentas del disco con una de las melodías mejores escritas por Brown. Entre estas dos canciones y marcando un descanso de los efectos psicodélicos y de las baterías llenas de funk, ‘Elizabeth My Dear’  nos da poco menos de un minuto para disfrutar de una guitarra que no deja de llorar y un Ian Brown con voz quebradiza que no descansará hasta obtener la venganza hacia la monarquía inglesa.

‘Made of Stone’ ‘Shoot You Down’, nos regresan un poco al ambiente sombrío de ‘I Wanna Be Adored’ pero está vez viene de la mano de la influencia beatlesca de la banda, por lo que aun cuando no son canciones ligeras, cuentan con guitarras y melodías que recuerdan los mejores años que se vivieron cerca del río Mersey. Probablemente la segunda sea la canción más minimizada del álbum, pero que a mi parecer resulta ser una joya escondida.  Con una letra que habla de lo ansioso que se encuentra el cantante de encontrar a su futura víctima y asesinarla que es escoltada por una melodía que podría expresar las más puras ganas de amar,  The Stone Roses crea una canción justo como las que se saben hacer en su isla.

El penúltimo viaje de este disco se da con ‘This is the  One’ llenando el disco de energía expresando la inocencia que la juventud desea perder con la vida y su cuerpo llenos de deseos y mensajes confusos.

I Am the Resurrection’ es el tema que cierra con broche de oro este disco debut. 8 minutos de psicodelia, influencia acid-house, ritmos a los cuales es inevitable bailar y una lírica que  manda un directo mensaje de odio, sirven para llegar al clímax de este disco a apenas 4 minutos antes de su final. La canción cierra con un funk completamente improvisado para así formar el himno de toda una generación inglesa. 

Si bien, los Stone Roses – por diversas razones ajenas a su talento- no lograron tener el alcance mundial que otras bandas posteriores a ellos, como Oasis o Blur, si representan ser una banda con estatus de culto ya que junto a The Smiths y otros importantes grupos liberaron a la música de un punk sin sentido, un post-punk que ya era pura pose y un New Wave que cada día era más mediocre, para expresar la personalidad irónica e irreverente que caracterizó a la juventud inglesa por muchos años.

The Stone Roses pese a ser un éxito entre la crítica y el público en su lanzamiento,  ha sido en los últimos 10 años cuando ha logrado recibir el reconocimiento internacional que se merece, al ser nombrado el mejor disco de la historia según una encuesta realizada por Observer Music Monthly y al ser nombrado por la NME como el mejor disco británico de todos los tiempos en el 2006.

¿Un poco sobrevalorado en las críticas modernas? Si, demasiado diría yo, pero sin duda nos encontramos ante un disco clásico que marcó una época y lo  pueden escuchar en su totalidad en Youtube y Grooveshark.

Spotify:

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.