De 1985 a cerca del año 2000, la industria de los videojuegos se vio prácticamente dominada por una empresa japonesa… Nintendo, un fabricante de naipes que incursionó en el negocio del entretenimiento electrónico encontrando un nicho de mercado único sobre el que dominó por casi 15 años. Hoy, Nintendo continúa participando del mercado de la industria de los videojuegos a nivel mundial, sin embargo es por todos conocido que este gigante electrónico ha ido perdiendo participación y que aún, con su nueva consola, el Wii U, no ha podido despegar de una manera que lo encamine a la posición que durante años ocupó. ¿Qué le pasó a Nintendo? ¿A dónde se fue?, y más importante… ¿hacia donde va?

Algo que es seguro es que nada es seguro. Cientos de analistas a nivel mundial, se han aventurado a especular sobre el destino de la llamada Gran N, algunos visualizando un futuro prometedor y otros tantos viendo un cambio estratégico que lo convertiría en programador de juegos para otras consolas. Pero sobre el verdadero destino de Nintendo, la ultima palabra la tienen los “gamers” o videojugadores, quienes han tenido que soportar de todo.

La pregunta es, ¿a donde se fue Nintendo?. Y para contestarla primero debemos analizar de donde viene.

nintendo

¿De donde viene Nintendo?

Aunque hoy la compañía asegure que el poder de procesamiento y gráfico de una consola no es lo importante, la realidad es que durante años la compañía se esforzó por estar a la vanguardia tecnológica siempre destacando su superioridad gráfica en comparación con sus consolas competidoras contemporáneas: decían que el viejo NES era por mucho superior al MEGA Drive, y que el SNES era mucho mejor que el SEGA Genesis. Foros, revistas, programas de televisión y prácticamente todo lugar donde se pudiera dejar en claro la supremacía técnica de sus consolas, servían a la marca para convencer a los jugadores.

Luego, a finales de 1995, Sony incursionaba en el negocio con el PlayStation, una plataforma que en su concepto inicial era una unidad de discos para el SNES. Nintendo decidió ir en otra dirección: el cartucho en lugar del CD. Consideró poco o nada a los programadores y distribuidores que se quejaban del alto costo de fabricación y producción de los cartuchos, sin considerar que su capacidad de almacenamiento era menor al de un CD, lo que terminó por entregar juegos inferiores en cuanto a las capacidades técnicas, visuales y auditivas.

Mientras tanto, un nuevo factor jugaba en contra de la marca nipona. Los estudios de desarrollo de juegos dirigían sus creaciones a la nueva maquina de Sony y recibían especificaciones de su siguiente consola y de otra más, impulsados en gran medida por costos de licenciamiento menores y mayores márgenes de utilidad.

Para la siguiente generación de consolas, la “Gran N” y Sony se encontraron con un nuevo jugador, Microsoft con su Xbox. Nintendo continuó con su política de desarrollo de productos fuera de los estándares del mercado, decidiendo un formato de disco especial para su nueva consola el GameCube. Esto, aunque lo protegió de la piratería por un tiempo como era su idea, le generó una desventaja competitiva frente al PlasyStation 2 y Xbox que reproducían tanto discos CD de música como DVD´s de películas.

La presencia de Nintendo en el mundo de las consolas caseras, pasaba a un tercer lugar de participación, detrás de Sony y Microsoft.

Y la historia no fue muy diferente para la generación actual, ya que aunque Nintendo ofreció compatibilidad de su consola con toda la librería de GameCube en un intento por salir y ofrecer gran variedad de juegos disponibles desde el primer día, nuevamente quedó fuera al dejar la reproducción de películas y música, pero más importante, al dejar de lado la conectividad a internet, el juego en línea y el crecimiento de las redes sociales. Nintendo creía que los jugadores ni habían crecido ni evolucionado.

Dicho todo esto, los puntos podrían resumirse de la siguiente manera:

1) Ignorar el desarrollo tecnológico: hacer declaraciones como “los gráficos no importan” desalentó a muchos jugadores que crecieron viendo la superioridad técnica de la empresa. Esto fue latente en la calidad gráfica, los medios de almacenamiento y la conectividad, de por lo menos el GameCube, el Wii y en menor medida del Wii U.

2) Confiar en exceso en sus propias franquicias. Claro, los jugadores adoran Metroid, Zelda, Mario Bros y Pokemon entre otros, pero no podían vivir nada más de eso. Los jugadores crecieron. Y a eso hay que sumarle la gran cantidad de remakes de juegos que hicieron tanto en GameCube como en Wii y que continúan con Wii U. Eso sin mencionar las consolas portátiles. Fue un abuso.

3) Mantener una política cerrada de negociación con las distribuidoras. A la larga la estrategia de la mayor base instalada de consolas se perdió y la llamada “estrategia del océano azul” no logró mantener el ritmo que la compañía esperaba.

4) Tiempo excesivo de espera en la programación y lanzamiento de sus promesas. Juegos anunciados con demasiada anticipación que terminaban atrasados o peor aún, cancelados.

¿A dónde se fue y a donde va?

Nintendo se fue a un “mercado seguro” a su llamado “Océano Azul”. Una estrategia que lo ha puesto en desventaja “númerica”. Ahora estamos ante las puertas de la llamada “siguiente generación” y por lo que hemos visto de Sony con su PlayStation 4 y los rumores de Microsoft con su siguiente Xbox, la cosa va en serio y la tecnología, hablando de gráficos, sonido, conectividad y almacenamiento, van a estar a la vanguardia. Nintendo entró antes a esta sala pero parece que lo hizo por la puerta de servicio. Estará a medio camino de donde irán las siguientes consolas por lo menos en los apartados mencionados. Necesitará muchos juegos buenos y nuevos para que los llamados “gamers” volteen a ver lo que la consola puede hacer. Claro, los más fieles a la marca continuarán con ella, pero si Nintendo quiere una rebanada más grande del pastel para la siguiente “guerra” de generación, su artillería necesitará ser más “pesada” y mejor dirigida.

wiiu

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.