El Arte de Ser Mediocre

194 vistas Dejar un comentario

DOA5

Hola [email protected], este es el escrito que me trajo trabado en las épocas en las que no se me ocurría nada para escribir, estaba viviendo una depresión parcial y mi vida parecía carecer de un sentido… curiosamente, fue una época donde no jugué mucho (como en otras ocasiones) para tratar de tapar el sol con un dedo, y disparar mil balas para eliminar mil problemas. Esta nota es algo especial para mi, porque esta nota les va a dar a conocer un poco de mi avance en el mundo de los videojuegos y, la razón principal para ser especial, es que me choca (por no escribir caja con g) el auto-análisis profundo. Sin embargo, creo que es bueno porque a uno de ustedes le puede servir… o por lo menos los puede entretener en lo que los streams de YouTube cargan para que se distraigan con otra cosa.

El Arte de Ser Mediocre

Hace varios años existieron unas cosas llamadas Intellivision, NES, SNES, SEGA Genesis, Xbox, Dreamcast, Sony Playstation, PS2, Nintendo 64, Atari Jaguar, entre muchas otras. No tenían las capacidades de conectarse al internet como los monstruos que poseemos ahora, por lo que aquello que venía en el disco (o cartucho) era lo que te tocaba como medio de entretenimiento. No había actualizaciones de día uno, no había ajustes a los combos y daños. No existía la capacidad de jugar con alguien en Timbuctú mientras comías despavorido ese sandwich de todo lo que te sobró en buen estado que se encontraba en tu desolado refrigerador de soltero. En esa época la posibilidad de conectarse al internet ocasionaba que se escuchara el sonido de una máquina de fax desde tu computadora. Una conexión de 56K era la señal divina del progreso de un hogar y nuestros celulares con la posibilidad de mandar mensajes; lo hacían en versiones monocromo sin mayor variación tonal que la de una buena película de los años veinte.

Sin embargo, esa era la época de épicas proporciones, donde múltiples grupos se juntaban en las tardes en sus respectivos hogares para lanzar el siguiente proyecto “millonario”. Una época donde personas como Steve Wozniak eran conocidos como humanos y tratados como semidioses de un medio en crecimiento. Era una época donde también se daba un fenómeno harto hartante… repetición. Existían juegos que eran refritos del refrito de un juego en particular. La época donde Mario era rey y todas las copias tenían sus nichos. Era diferente, de alguna manera, a lo que hoy en día es… sin embargo, hay tantas cosas tan similares que sólo me puedo permitir decir que nos hemos vuelto expertos en esperar lo mismo de siempre, aunque cada vez nos lo presentan como nuevo.

Recuerdo esa época donde Street Fighter 2 era la maquinita más jugada en las arcadias (maquinitas para los propios). Donde aquel que tenía la capacidad de spamear (palabra compuesta que significa centro de relajación y excresión corporea) el HaDouKen tenía una cierta ventaja competitiva. En ese tiempo, si un juego estaba desbalanceado nadie decía nada, simplemente jugaban con eso como parte de la praxis. No existía un sistema que hiciera rastreo de cada movimiento de las billones de peleas que se llevaban simultáneamente en cada esquina y recoveco del mundo.

Pero ahora nada parece seguir esa lógica. Ahora todo tiene que ser “fair game”. Ahora vivimos los juegos quejándonos. Ya sea porque hay un personaje que hace más daño que otro o porque una sección del juego es mucho más difícil de pasar que otra (GoW: Ascension sabe a que me refiero). Ahora estamos tan acostumbrados a que nos mimen con arreglos y actualizaciones, mismas que se han vuelto imperativas desde que el Xbox 360 y el PS3 entraron en el mercado. Antes no había tal cosa… tu juego era lo que te tocaba y a la chiflada, si no te gustaba, pues mala pata… a seguirle dando. ¿Se imaginan que hubiera sido de la experiencia de Ninja Gaiden de NES si nos hubieran hecho el patch para que ese pi$#”% parajito de su p#$% m#$%& sólo hubiera tenido que ser evadido una vez? Yo, a la fecha, he soñado con las notas melódicas del gameover que te daba ese juego.

Nos hemos vuelto consentidos por nuestro medio. Ahora nos podemos quejar de finales que no son tan ÉPÏCÖS o ËXTRÄÖRDÏNÄRÏÖS como nos los prometen (Mass Effect 3… tenías que seguir la mentada regla de 3). Nos ponemos como leones en busca de presa después de la sequía cuando nuestros personajes no se ven como siempre (DMC yo te elijo). Permitimos que las ideas corporativas de la repetición se apoderen de nuestro medio y nos dejamos llevar por la palabra NUEVO, como si fuera realmente innovadora la experiencia de ver a un perro digitalizado que nos va a seguir en nuestra “aventura” de dispararle a todo lo que se mueva (Call of Duty… en serio me has defraudado). Realmente quiero que piensen esta parte, porque este es el punto central de la mediocridad a la que me refiero.

Más de una vez yo me he visto envuelto en lo mismo. Ahora, después del E3, me doy cuenta que realmente no hubo ganadores. No hubo mejor consola o mejor presentación. Pensé, en su momento, que Sony había hecho un gran trabajo… y de cierta forma se lo paso porque parece haber aprendido su lección. Pero no lograron el punto central del E3, es más, ninguna compañía lo ha hecho desde hace algún tiempo. No me dejaron extasiado, no sentí que me dejaran algo de valor, no sentí crecimiento en la industria. Es cierto, van a salir juegos fascinantes, hay unas propuestas super interesantes que vienen en menos de lo que canta un gallo. Pero me tienen tan acostumbrado a darme las noticias de la misma manera, con el mismo contenido, que simplemente no me alentaron a sentirme orgulloso de ser gamer. Desde hace tiempo estamos sumidos en el mismo hoyo creativo, no hemos querido avanzar. Actualmente, si tu inversión no reditua, dejas de existir. Ya no existe esa posibilidad de experimentar como en los “buenos” viejos tiempos. Y digo “buenos” porque ahora estamos en una de las puntas tecnológicas más importantes que hemos tenido en nuestra historia. No creo que regresando a la época de 16 bits me haga sentir mejor. Es más, creo que ya no hay razón para ir hacia allá otra vez, salvo que una propuesta me muestre eso que la nostalgia sola no me puede dar… la sensación de que, a pesar de lo que veo, no sé que tengo que hacer con el control. La sensación mágica y musical donde la expectativa es tan fuera de serie que no la puedo englobar en algo.

Mi pregunta principal es, ¿Dónde quedaron los creativos? Y la siguiente es ¿Porqué nos quedamos con las repetidoras y no las creadoras? No digo que estemos estancados del todo, pero mucho del medio se ha quedado en ese punto gris de “lo mismo”. Y la neta me entristece el hecho de que aplaudimos y gritamos cuando nos dicen, en una conferencia oficial, que la siguiente consola va a tener las mismas arquitecturas sobre el uso y préstamo de juegos que la anterior. No seamos pen#$%)#, no somos reces o bueyes. Somos una comunidad de gente inspirada, creativa, creciente, con gustos y prácticas propias. No dejen que un simple anuncio de lo que debe de ser los haga trabarse de felicidad. Lo que más me enoja es que yo caí ahí, y eso fue lo que me trajo a recordar mis viejos tiempos. Darme cuenta que en esa época, un juego era una joya… no necesariamente la mejor pulida del océano, pero era un momento mágico. ¿Ahora? Ahora disfruto de experiencias que en el pasado nunca pude haber tenido, pero llego a una tienda de juegos y al menos 8 de las columnas pertenecen al aparador del macho alpha pelo en pecho de “lo mismo”.

Creo que esta nota ya fue más allá de donde quería, mi mensaje es simple. En un medio tan enriquecido como el nuestro, con una comunidad tan interesante como nosotros, donde tenemos gente increíblemente capaz como los desarrolladores que hemos aprendido a respetar e idolatrar. ¿Porqué dejamos que la ley del mínimo esfuerzo sea la que impulsa los siguientes blockbusters? ¿Porqué somos tan borregos como para comprar y comprar más de lo mismo con lo mismo en lo mismo? ¿Porqué no buscamos apoyar el sentido de comunidad y creatividad? ¿Porqué nos quedamos en nuestros chats online gritando y mentando progenitoras, utilizando racismo e insultos vanos? Yo sé que somos mejores que eso… así que no nos mantengamos juntando pelusa en nuestros ombligos y seamos lo que debemos ser. SEAMOS GAMERS!!!

YB fuera

Fe de erratas: Sé que no mencioné la PC, todos los que jugamos PC sabemos que ahí la cosa fue diferente (luego les hablo de eso).

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.