De los Libros a los Videojuegos

92 vistas Dejar un comentario

Hoy en día la industria de los videojuegos ha crecido enormemente, aun recuerdo cuando estos medios de entretenimiento solo existían en unas pocas casas con el famoso Pong y en bares con los inolvidables Pac-Man y Space-Invaders. Han pasado muchos años desde aquellos ayeres y hoy  es muy común ver consolas de videojuegos en la mayoría de las casas que visitas, en ocasiones, no solo tienen una sino dos o incluso las tres grandes (Xbox 360, PS3, Wii). Los videojuegos se han transformado en uno de los principales medios de entretenimiento que tenemos y han creado toda una cultura a su alrededor. Tenemos a los juegos AAA que son los que más ventas tienen y los que identificas a simple vista (Halo, Call of Duty, God of War, Mass Effect Final Fantasy etc…) por otro lado tenemos a los juegos independientes, los cuales, son creados por pequeños estudios, grupo de gente con una visión o incluso una sola persona. Estos títulos son muy apreciados por el público y han creado una gran corriente que puede aportar muy buenos ideales a esta industria.

Entre estos dos rubros (AAA e independientes) existe una gran gama desde juegos de culto, juegos subestimados o sobreestimados, de transición, pero dentro de los escalafones más bajos (ascendiendo rápidamente) encontramos a los juegos casuales para dispositivos móviles (con estos juego me refiero exclusivamente a los títulos para smartphones y tablets). Estos juegos surgieron hace no más de 5 años y han crecido a un paso extraordinario. Podemos decir sus antepasados son el juego de la viborita que encontrábamos en los celulares y los juegos Flash que podíamos jugar en internet. Estos son juegos que no tienen nada de profundidad pero se enfocaban en divertir por 5 o 10 minutos. Hoy en día podemos encontrar grandes juegos como Angry Birds, que como la viborita, no tiene una gran trama ni complejidad y como los juegos flash tienen mecánicas entretenidas  creadas para divertir por 5 o 10 minutos y gráficos agradables a la vista.

Podríamos seguir hablando de los videojuegos y el impacto que generan estos títulos móviles, pero me gustaría presentarles una analogía que se me vino a la mente mientras leía opiniones acerca de los juegos Indie y los juegos móviles.

En el inicio de la literatura, los textos solo se encontraban disponibles para los individuos de la alta sociedad, es decir, solo un grupo selecto tenía acceso a estos textos, los cuales, en general hablaban de temas religiosos, filosóficos y académicos. Conforme el tiempo pasó y la educación en el mundo creció pudimos encontrar libros cono historias, relatos, novelas, diarios, pero sin perder los escritos religiosos, filosóficos y académicos. Conforme más personas tenían acceso a la educación y la lectura más crecía la gama de géneros y relatos que podíamos encontrar en los libros, haciendo de estos, en algún momento de la historia, el medio de  entretenimiento más importante.

Hoy en día existen escritos de infinidad de géneros y materias, pero me gustaría mencionar algunos como las novelas, libros de texto, relatos históricos, filosóficos, revistas, revistas de chismes, periódicos amarillistas, cuentos, cuento vaquero, novelas eróticas y relatos sexuales explícitos. Podemos criticar cualquiera de estos géneros y publicaciones, pero debemos aceptar que están enfocados a un grupo de personas que los aprecia y disfruta. Es en este momento donde entra la analogía.

Los videojuegos empezaron con temáticas sencillas, géneros y mecánicas muy limitadas para un grupo de personas muy limitado. Conforme los videojuegos llegaron a más personas inspiraron a  muchas a crear y programas, produciendo así nuevos juegos, mecánicas y géneros. Hoy en día, como con los textos escritos, existen infinidad de géneros y producciones, seguramente satisfaciendo las necesidades de diferentes grupos de personas.

Mucho se ha analizado acerca de cómo cambiará la industria a causa de los juegos casuales, free to play y móviles. Mucho se habla acerca de la muerte de las consolas. Todo esto me resuena en la cabeza y solo puedo asociarlo de esta forma: “las revistas de vanidades van a desplazar a las novelas” o  “el libro vaquero va a acabar con los cuentos”, lo cual no pasó y no va a pasar. Estos géneros literarios conviven en el mundo, claro que habrá géneros que pierden popularidad y otros que ganan, pero al final la humanidad tiene la educación suficiente para poder disfrutar todas estas producciones literarias sin tener que discriminar a las demas. Tal vez  el problema está en que hablamos de los videojuegos como una industria, que aunque sí lo es, no dejamos de verla como un negocio, jamás he oído hablar acerca de la industria de la literatura cuando se quiere hablar sobre obras literarias y su contenido. Por otro lado me gustaría pensar que la humanidad aun no tiene la educación necesaria para aceptar a los videojuegos en su totalidad sin tener que discriminar producciones por su simplicidad, carencia temática o porque está asociada a un estrato social o cultural.

En conclusión siento que podemos empezar a ver a los videojuegos como vemos las producciones literarias. Existen clásicos que se reimprimen (Ocarina of Time 3DS), novelas excelsas que pasan sin pena ni gloria (Valkyria Chronicles) y otras que no aportan nada pero gozan de gran fama (Call of Duty MW3). Los videojuegos han crecido en gran medida y creo que llegará el punto donde todo el mundo disfrute de un buen juego así como disfrutan de un buen libro, una buena película, una impactante pintura, una  danza perfecta, un imponente monumento, una profunda pieza musical y una vibrante escultura.

Acerca de

GameOverVg

No Description or Default Description Here

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.