Articulo: Marketing y publicidad gamer, por un consumismo responsable.

185 vistas Dejar un comentario

¿Que es lo que hace a un juego grande?, ¿sus gráficas, su gameplay, el estudio de desarrollo, su director, una buena historia, su banda sonora?… bueno, en realidad todo influye para que un juego se consagre en el gusto de sus consumidores y sus ventas se han millonarias, pero… ¿Qué es lo que le ayuda a este tipo de juegos a ser lo que son?, ok, es momento de dejar el control a un lado, apagar la consola  y hablar de negocios.

Marketing y Publicidad en los videojuegos.

Un fenómeno de años recientes es la colocación de anuncios comerciales en videojuegos, esta practica comercial  se implementa esencialmente en los juegos “deportivos” es decir entrenadores y simuladores deportivos, en lo que las marcas patrocinadoras de equipos profesionales o deportistas no dejan pasar la oportunidad de promocionarse, ya sea con anuncios comerciales en forma de “espectaculares” o accesorios extras como pistas con el nombre de su marca o accesorios para nuestro avatar o personaje favorito.

Lo bueno:

Es así, que bajo la excusa de ver a tu equipo deportivo favorito, en su estadio y con su uniforme oficial, debes de ver los anuncios comerciales alrededor de la cancha de juego, así como las marcas patrocinadoras del equipo en sus uniformes, en accesorios como zapatos deportivos, calcetas, chamarras, calentadores, guantes, etc. Además de “brandear” los autos de competencias de automóviles, motocicletas, camiones, en la lucha libre, y hasta en los juegos FPS y de mundo abierto como Grand Theft Auto, que si bien es cierto no menciona las marcas tal cual, la mayoría se sobre entienden, bajo nombres falsos que perfectamente remiten al consumidor a saber de cual se trata, con el llamado  “product placement”, que quiere decir la colocación de anuncios comerciales en puntos estratégicos del juego, como en espectaculares por toda la ciudad, en el nombre de los autos, anuncios de radio, restaurantes, bares, centros de espectáculos, bancos etc.

Como no es de extrañar y mucho menos de sorprender, el colocar este tipo de anuncios dentro de un videojuego, le genera al estudio de desarrollo una entrada “extra” a la venta del juego, podríamos decir que es una especie de “ganar – ganar” de las empresas y los estudios de desarrollo. Por supuesto esta ganancia se ve reflejada en la financiación para mejorar la calidad del videojuego y tener la posibilidad de financiar nuevos proyectos.

Lo malo:

El reciente abuso excesivo, molesto y a veces indeseado marketing, dentro y fuera de los videojuegos, es hoy sumamente común y es que ahora no bastan con la publicidad realizada dentro de los juegos, ya que gracias a las redes sociales, se crean campañas de promoción que acompañan a estas practicas  y que más adelante comentare.

Volviendo al tema no debemos de olvidar que hasta hace algunos años el poder contar con algún accesorio patrocinado por alguna marca se convertía en todo un suceso, sin embargo esto cambio para convertirse en algo “molesto” y lo digo porque hoy ya nos encontramos con contenido descargable, en los juegos, en las cajas, en los posters, en la música, vaya, hasta en nuestro personaje favorito “que para matar zombies, el usa la nueva loción anti zombies, protección por 24 horas garantizada”  ( loción que por supuesto nos venden a cambio de puntos virtuales, contenidos en tarjetas físicas que tenemos que comprar con dinero real o en el mejor de los casos hacer el cargo directo a nuestra tarjeta de crédito), No niego que estos accesorios brindan ese toque de realismo al juego, sobre todo si eres adicto a los “detalles”,  pero que pasa, por ejemplo con aquellos juegos sociales ahora tan populares, como en Facebook en donde si quieres avanzar de nivel debes de comprar monedas virtuales (con cargo a tu tarjeta) para descargar la colección completa de gatitos de jade, que no te sirven de nada en el juego pero que se ven bien bonitos todos juntos. Un punto sensible de todo esto, – principalmente para los juegos de venta física-  es que no por recibir el pago por concepto de un patrocinio de una marca, el juego le cuesta menos al consumidor final, sino por el contrario te van a cobrar por los accesorios extras como zapatos, playera, banderín, reloj, (…). Y como olvidar los juegos basados en marcas comerciales o en artistas que a su vez representan su propia marca, que en su mayoría dejan bastante que desear pero que se han vuelto una practica común en nuestra sociedad consumista.

Afortunadamente esto no sucede con todos los géneros de juegos, es así que muchos de ellos inventan sus propias marcas o incluso podríamos hablar que están libres de ellas, obviamente seria contrastante ver el anuncio de alguna bebida por ejemplo en un juego como Mario Bros.

Publicidad para un videojuego.

Ahora bien pasemos a otro tema igualmente delicado, la publicidad para un videojuego. Realmente el factor primordial para que nosotros los consumidores ahorremos nuestro dinero y lo gastemos en la compra de un videojuego, consola, edición especial etc., es que hoy en día la publicidad de un juego se lleva acabo desde el momento mismo en que se inician los rumores de su desarrollo, ya que se generan cientos de notas informativas con suposiciones, que sean reales o no, crean todo un complejo aparato de publicidad que aun faltando 1, 2, 3 o 5 años para que se venda el juego, ya tienes en las tiendas de venta la “pre venta” del juego, donde por una pequeña cantidad vas apartando tu juego meses antes. Campañas digitales, de televisión, con socios comerciales en puntos de venta, eventos de lanzamiento, folletería y una cantidad exorbitante de publicidad inundan las tiendas, sitios de internet, redes sociales  y ahora por medio de aplicaciones dedicadas exclusivamente al juego es que se logra atrapar la atención del consumidor.

Y yo les pregunto a ustedes queridos lectores ¿En verdad nos importa tener tanta publicidad de un juego?, y lo menciono porque lamentablemente nos hemos encontrado con decepcionantes casos en donde después de 2386986182 tráilers de promoción, anuncios de televisión, de esperar meses por un juego, ahorrar tu dinero con sacrificios casi sobre humanos, esperar mil horas formado afuera de la tienda esperando la venta nocturna, o en el mejor de los casos comprarlo por internet y esperar el envío hasta tu casa, para que al final… oh gran decepción, tengamos al padre de todos los bultos de los juegos, y es que desgraciadamente la publicidad hace tan bien su trabajo, que nuestras expectativas son tan altas que al momento de tomar el control, nos sentimos tan decepcionados que no podemos más qué molestarnos por lo que consideramos un gasto absurdo que bien pudimos ahorrarnos y que al final se traduce en un fracaso y mala reputación para la empresa.  Un ejemplo en el mal manejo de publicidad y de un fracaso rotundo, es el sucedido con Atari y su juego de  “E.T”, el juego que para muchos significo el último clavo en la tumba de Atari y que reflejo perdidas millonarias para la compañía y el mote del peor juego de la historia para E.T, ademas de que curiosamente fue el único producto comercial referente a la exitosa película que fracaso de tal forma, lo que para muchos también desato la maldición de los juegos basados en una película, que en su mayoría es conocido por todos, no tienen el mismo éxito que la misma película.

Para terminar…

¿Pero de quien es la culpa?, ¿los medios, las empresas, nosotros? La verdad es que nadie la tiene, si, así es, debido a que todo tiende a nutrir el circulo de un juego, en el cual, cada uno hace su parte, el equipo de desarrollo crea el producto que le es ordenado comprometido con sus patrocinadores comerciales, los distribuidores hacen su trabajo al llevarlo a tu mano, y las agencias de publicidad crean justamente el fenómeno mediático que provoca que nos emocionemos tanto, que al final despertemos y nos demos cuenta que la realidad “a veces” es otra. Por supuesto, no siempre es así, y a veces sucede todo lo contrario, con juegos que usan al mínimo sus recursos publicitarios y son un gran éxito o que gracias a su éxito podemos contar con una segunda entrega, por supuesto con mayores recursos y mayor publicidad.

Realmente al final el éxito de un juego, se lo damos nosotros los consumidores, – por supuesto al ir a comprarlo y recomendarlo –  pero más allá de eso, el tener el gusto de volver a jugarlo una, dos, tres, cuatro veces, conservarlo, apreciarlo, emocionándonos al jugarlo y compartir momentos de juego en compañía de tu hijo, amigos, pareja o familia. Ese es el verdadero éxito de un juego, el lograr su cometido, que es simplemente entretenernos.

Como consumidores debemos de aprender a ser críticos con nuestras compras y realizar compras inteligentes, planeadas, bien pensadas y con motivos suficientes para gastar su dinero por ese juego, o contenido descargable, y sé que muchos de ustedes coincidirán en esta situación, y también es cierto puedo estar equivocado. Sin embargo de nosotros depende el crear una cultura consumista responsable, ser exigentes en la calidad de lo que compramos y del contenido que descargamos, por supuesto evitar la piratería y sobre todo ser consientes que todo tiene un porque, pero no por eso dejar de exigir siempre calidad en nuestras compras, que aunque se vean influencias gracias a los miles de millones de dólares en campañas de publicidad, no olvidemos qué el objetivo de un videojuego es simplemente divertirnos y entretenernos.

Este articulo fue patrocinador por… (inserte aquí el producto, marca o compañía de su preferencia) 

Acerca de

Ausser

Videojugador desde el Atari 2600, editor encargado de la sección de originales. Podcaster y entusiasta de la tecnologia.Conversemos en Twitter: @Ausserkraft

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.